Definición de delegar

By | abril 17, 2018

¿Cuál es la definición de  delegar? ¿Lo has intentado antaño, y qué resultados has obtenido? Si “no te ha funcionado”, vale la pena revisar si has cometido alguno de los 5 errores que te menciono en este artículo.

 

Definición de Delegar: Delegar es cuándo el jefe otorga responsabilidades a una persona de menor rango, siempre y cuando esté laborando en la institución, con la finalidad de quedarse a cargo de algunas funciones dentro de la empresa.

Delegar es una de las actividades que en los últimos primaveras ha tenido un poco de mala prensa. Paradójicamente, no puedes hacer crecer tu empresa tú sola. En algún momento te vuelves el cuello de botella que frena y estanca todo. Eso si no te desgastas en el esfuerzo y abandonas antaño de alcanzar.

Cuando me refiero a “mala prensa” lo digo en dos sentidos que quiero explicar acertadamente.

En primer lado, una sensación de pérdida de tiempo y cuartos que te pone en esa situación de “para esto… mejor lo hago yo”. O el pintoresco “yo lo hago mejor y sin retribuir”.

La trampa aquí es que piensas que no estás pagando, al contrario, que te ahorras cuartos. Pero no es así. Es simplemente que no te has puesto a pensar cuánto cuartos habrías generado (contra lo que finalmente pagaste delegando esta actividad) si hubieras invertido tu tiempo en poco mejor.

En segundo lado, con el éxito de capacitaciones “do it yourself”, se termina menospreciando algunas veces no sólo el conocimiento sino la experiencia.

Y es absolutamente verdad.

El problema es que te compres un curso de “hágalo ud mismo” y descubras que te han compartido el conocimiento pero la experiencia aún la tienes que apoderarse y eso te va a resistir tiempo.

Digo, por poco existen mentores, expertos y entrenadores que cobran por ayudarte a lograrlo. O por poco existen diseñadores, expertos en comunicación y consultores de marketing que te ayudan a hacerlo o lo hacen por ti. Porque muchas veces lo difícil no es memorizar qué hacer, sino cómo hacerlo. Y sin perder tiempo y cuartos.

No está mal que te entrenes, al contrario, lo importante es memorizar enfocarte y memorizar en qué te conviene entrenarte y convertirte en experta, y qué es mejor dejárselo a los que saben y viven de ello.

Pero, en definitiva, como te decía antaño, puede que delegar tenga mala prensa pero no lograrás que tu empresa funcione sin ti sin ilustrarse a hacerlo. No es una tarea sencilla y muchas veces cuesta mucho más que tiempo y cuartos. Cuesta energía y valentía para poder atreverse a hacerlo.

Y es por eso que lo primero que quiero proponerte es que aprendas estos:

Definición de delegar y Errores por los que no has podido delegar con éxito

Delegar

Error # 1 – Piensas que es mejor hacerlo sola

Si acertadamente es cierto que en algún caso te ha resultado así y es posible que hayas tenido razón, no es así en la mayoría, y no te conviene tomarlo como regla.

Ningún negocio ni ninguna empresa que conozcas ha triunfado encerrada en un iglú. Y siquiera necesitas contratar un equipo de 10 personas si no es lo que quieres o lo que necesitas. De eso exactamente se tráfico. De memorizar o descubrir qué necesitas y poder encontrar quién o quiénes son las personas  que pueden ayudarte a lograrlo.

Error # 2 – Esperas a tener poco ancho para delegar

Otro error súper frecuente con el que me reunión cuando hablo con mis clientes y seguidoras, es que esperan a tener poco ancho para delegar, sino no se justifica para ellas.

Casi te diría que es totalmente lo contrario. Si has llegado hasta aquí y tienes un enorme tesina entre manos y necesitas, precisamente, más manos, delante. Pero si no, ya no esperes para delegar. Comienza con poco pequeño, manejable, que te permita ilustrarse sin impactos, y poder evaluar los resultados rápidamente.

Si funcionó, delante puedes ir al posterior escalón. Si no funcionó, a corregir y retornar a intentar. Así funciona todo en la vida y en el mundo de los negocios es igual.

Error # 3 – Improvisas a la hora de delegar

Bueno, has decidido que vas a delegar y eso es perspicaz. Pero entonces encuentras a la persona que irá a hacerlo y le cuentas brevemente lo que se te cruza por la vanguardia y astuto. Eso es todo. Y… es probable que poco no funcione como habías esperado…

Especialmente si lo que quieres delegar es un proceso de tu empresa, ya hay una forma en la que se hacen las cosas a tu guisa, tienes un M.O., un “modus operandis”. Y si no lo comunicas detalladamente, la otra persona no podrá adivinarlo, probablemente lo haga diferente y entonces no quedarás contenta, echándole la delito a “esto de delegar no es para mí, mejor lo sigo haciendo yo misma”.

Yo he descubierto que la forma más apto de delegar algunos procesos de mi empresa y su correspondiente modus operandis es hacer pequeños videos tutoriales. De hecho, lo he usado además con algunas clientas para compartir la forma exacta en la que se hacen ciertas cosas. Son fáciles de hacer (con la tecnología de hoy, todo es más sencillo), rápidos de compartir, y puedes entrar a ellos cuantas veces quieras, cuando quieras y los puede emplear cualquier persona con quien tú quieras compartirlos.

Error # 4 – Delegas sin un plan, sin directivas ni un objetivo

¿Cuál es la razón por la que estás delegando? ¿Quieres percibir tiempo o crear más resultados? (Ya sé que uno y otro, pero ¿cuál tiene prioridad?)

¿Qué es lo que esperas obtener? ¿Más suscriptores, más potenciales clientes, más vistas de tus páginas promocionales, “engagement” con tu comunidad, quieres tener un servicio nuevo creado, un producto astuto para entregar, un nuevo maniquí de negocio, una nueva página de ventas?

¿Para cuándo lo quieres?

Nuclear, ¿no? Sí, así parece, pero te sorprendería memorizar cuántas personas que comienzan a delegar lo hacen como quien se quita un peso de encima sin importarle demasiado qué es lo que sucede a posteriori.

Puedes hacerlo diferente simplemente siguiendo esta tabla de directivas:

Error # 5 – No sabes qué hacer a posteriori de delegar

Como decíamos antaño, delegar no es quitarse de encima una actividad para que la haga determinado más. Es encargar una tarea con un objetivo particular, un modus operandis y donde evidentemente no te da lo mismo que funcione acertadamente o funcione mal.

Entonces, ¿cómo controlar qué sucedió?

Yo te recomiendo usar un checklist (hecho en cualquier hoja de cálculo) para detallar las partes más importantes del proceso y de esta forma darle seguimiento a la tarea delegada. Además es importante que tengas métricas o estadísticas con las que puedas evaluar el resultado final.

Desde incremento en la cantidad de seguidores, contactos, interacciones, hasta pedidos de cotización, potenciales clientes, etc, cualquier métrica es válida si te ayuda a memorizar cómo funcionó este proceso delegado.

Ahora, me encantaría que me contaras: ¿qué experiencia tienes delegando? ¿Qué te ha funcionado y qué no? ¿Cuáles son los tres procesos o tareas más importantes que te gustaría delegar ahora mismo? Comparte con esta comunidad en los comentarios que tienes más debajo.

¿Quieres ilustrarse a percibir más en tu empresa pero trabajando menos? Te invito a descargar una copia gratuito de mi nuevo ebook puntual aquí —> “El secreto #1 para GANAR MÁS EN TU EMPRESA, trabajando menos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *